Quien a buen árbol se arrima...

viernes, 14 de noviembre de 2014

Lumberjills: el batallón de las leñadoras.



El Women's Timber Corps (WTC) fue una organización civil Británica creada durante la Segunda Guerra Mundial por mujeres desde los 17 años para llevar a cabo trabajos forestales, reemplazando a los hombres que había sido movilizados por la fuerzas armadas.

Las mujeres del Women's Timber Corps fueron apodadas Lumber Jills por oposición a la palabra inglesa Lumber Jack (leñador).

En 1940 el acoso de los submarinos alemanes sobre las rutas de suministro a Gran Bretaña ocasionó un gran desabastecimiento de alimentos y otras importaciones estructurales del país, entre ellas la madera. 


En paralelo a los programas de incremento de la producción agroganadera, el WTC fue formado, no solo para sustituir a los trabajadores ausentes, sino para incrementar radicalmente la tasa de explotación de las masas forestales británicas y de transformación de sus productos. La madera era crucial para la construcción de aviones, barcos y ferrocarril, pero además se necesitaba para reconstruir estructuras afectadas por los bombardeos, para fabricar apeas y estibas para las minas de carbón, como leña, para producir carbón vegetal para explosivos, para obtener filtros de máscaras antigás, para construir todo tipo de embalajes para el transporte a los frentes, y para fabricar decenas de miles de ataúdes.

El WTC estaba dividido en nueve áreas geográficas. Las mujeres, después de un breve entrenamiento eran destinadas a cualquiera de ellas. Muchas vivían en cabañas construidas al efecto en los propios bosques, mientras que otras eran alojadas por las poblaciones locales.

El trabajo de la Lumberjills incluía todos los posibles trabajos de aprovechamiento forestal (apeo, desramado, tronzado, conducción de tractores de desembosque, trabajo con mulas y caballo de saca, camiones) y todas las tareas en los aserraderos. Aquellas mujeres con mayores conocimientos de matemáticas eran destinadas al inventario y medición de la madera y al señalamiento de los lotes. Las mujeres del WTC recibían una paga de entre 35 a 46 chelines semanales que ayudaba al sustento de sus familias. 



Al principio sufrieron los prejuicios de los trabajadores masculinos ya que, educadas para una vida "doméstica", no se presumía que fueran suficientemente duras para el trabajo que se les asignaba. Sin embargo, al poco tiempo, ellas demostraron que quien así opinaba estaba equivocado. Pronto demostraron estar a la altura del trabajo de los Timber Corps masculinos Canadienses movilizados y de las brigadas compuestas por prisioneros de guerra alemanes e italianos.




Antes de la Guerra sólo el 4% de la madera que consumía Gran Bretaña era de origen británico. Al final de la Guerra dicha tasa subió al 60% movilizando cerca de 18 millones de toneladas anuales. Tal fue el nivel de desempeño que algunas de las mujeres del WTC fueron destinadas a Alemania para ayudar a la recuperación y puesta en marcha de los aserraderos germanos. Otras al acabar marcharon a Canadá para buscarse un futuro con sus capacidades de trabajo forestal. 

Pese a las negativas circunstancias en las que fue creado, el WTC rompió todos los estereotipos sociales para las mujeres y cambió la sociedad británica para mejor. 

En 1946, tras haber movilizado unas 8.700 mujeres, el WTC fue disuelto y como único reconocimiento sus esforzadas Lumberjills recibieron una carta personal de la Reina Isabel (posteriormente conocida como Reina Madre). 



Hasta el año 2000 las participantes en el WTC no obtuvieron permiso para formar parte del Desfile Remembrance Sunday en Londres. Por fin en 2007 la Forestry Commission Scotland erigió un monumento de bronce en el Queen Elizabeth Forest Park cerca de Aberfoyle, (Stirling-Escocia) y las supervivientes fueron condecoradas por sus servicios a la nación. En Octubre de 2014 en el National Memorial Arboretum de Alrewas (Staffordshire) fue inagurada una doble estatua de bronce en honor de las WTC y las mujeres de la WLA (su equivalente en tareas agrícolas).



They’re tramping through the forest
They’re brushing past the undergrowth
They have but one desire
They’re greatest thought, their highest aim,
To see in Britain, Peace again
They have no tanks or rifles,
They have no stripes or drill,
They have no ships or aero planes
But Britain needs them still,
They’re fighting hard with axe and saw
They’re Britain’s ‘Women’s Timber Corps’.
They’re proud of their profession,
Bad weather does not count;
They bring the tall trees crashing down
The piles of pit props mount,
They’re doing their bit to win the war
This almost unknown ‘Timber Corps’




Galeria de Fotografías:



Enlaces:

1 comentario:

@Jmadrigalolmo @Fuego_lab dijo...

¡No tenía ni idea de esto! Gran entrada que daremos difusión, te vas a llevar de calle al público femenino ;-)...y a alguna que otra feminista, je,je. Saludos.

____________________________________________________________________________________________________________________